QUE TU PERRO ESTÁ MAL EDUCADO O NO SE PORTA BIEN ES UNA MANERA DE VERLO

PERO HAY OTRA  ¿QUE CUÁL ES?

TE LA CUENTO

Verás, hay distintas maneras de convivir con un perro.

1ª-  Él a su aire y tú al tuyo. Ideal. Sin control, preocupaciones, problemas o responsabilidades.

2ª-  Como la mayoría. Lees algo, escuchas consejos de TODO el mundo, ves algún programa en la tele, algunos vídeos en YouTube, escuchas algún podcast. Aplicas protocolos y pautas igual-para-todos para “educar bien a un perro”, y a ver qué pasa.

3ª-  Adquieres conocimiento serio, coherente, sin paja ni teorías extrañas, pero sobre perros: lo que son (de verdad, nada de lobos acachorrados), lo que necesitan, lo que les gusta (o no), lo que sienten y cómo lo comunican. Luego observas a tu perro, y adaptas lo aprendido a él, y solo a él. Ya tienes una relación sana, no un perro educado y formal.

Lo primero es poco habitual en entornos urbanos. Yo tuve una convivencia así hace muchos años. Molaba.

Lo segundo, bueno, igual ya lo has probado y lo conoces de sobra.

Yo me decanto por lo tercero. Otros muchos prefieren la dos, está bien poder elegir. A mí no me convence porque es aburrida, da mucho trabajo a diario (para los siguientes 10 o 15 años), exige estar encima todo el tiempo, y genera muchas preguntas que no obtienen respuesta.

Ah, y hay muchos perros que no están conformes, por lo que entonces también aparece frustración a toneladas (para los dos).

La tercera vale para cualquier perro. Da igual si es de raza X o mestizo, si pesa 3 kilos o 300, es un cachorro de 4 meses o un abuelete de 17, tampoco importa si tiene tres patas o es azul con pintas amarillas. Si es un perro, sirve. Y si son cuatro, también.

O sea, tengas el perro que tengas, no hay modo más sencillo y eficaz de lograr una buena convivencia.

Si vives con una jirafa, entonces igual no, claro.

 

Definitivamente, no

De paso, es un modo más divertido, más relajado, no requiere apenas tiempo, ahorras una pasta en salchichas, desestresa un montón, las preguntas dejan de martillearte en la cabeza, y lo mejor: las conductas de tu perro empiezan a encajar y a tener sentido.

 

Veamos. Imagina que tu perro tira de la correa y ladra cuando ve a otros perros en el paseo.

Tu puedes: regañarle. Colocar un estrangulador y tirón. Colocar un collar eléctrico y botón. Enseñar «sienta» y premiar. Enseñar «mira» y premiar. Enseñar «junto» y premiar. Hacerlo todo a la vez mientras pasas por entre una docena de perros tumbados en la acera que esperan su turno para hacer lo mismo que tú. Y repetir, repetir, repetir, repetir durante diez años.

O puedes: revisar tus nuevos conocimientos, aplicar perspectiva (falla el tipo de apego, posible dolor, hay miedo encubierto, la alimentación es mejorable…), observar, ver la evolución y respuesta de tu perro a los cambios, y ajustar.

Y disfrutar del paseo entendiendo qué pasa y qué opciones hay para cada situación.

Lo segundo suena mejor, ¿verdad?

Pues aquí hay una membresía que va de eso.

Aprenderás:

 

1 # A mejorar la calidad de vida de tu perro

 

Repasando el descanso, su salud, la alimentación, el juego, el enriquecimiento ambiental…

 

2 #  A mejorar los paseos con tu perro

 

Conociendo los materiales, el manejo cooperativo de la correa, el uso de los parques caninos…

 

3 # A mejorar el vínculo con tu perro

 

Revisando el tipo de apego, la comunicación (bidireccional), la personalidad de tu perro…

 

Quédate sobre todo con lo de «mejorar». Esa es la finalidad, y no perder el tiempo aprendiendo 36 ejercicios a entrenar para que tu perro esté «bien educado», sea lo que sea eso.

Aprendes a mejorar pequeños detalles, introduces pequeños cambios en vuestras rutinas, y disfrutas de los resultados con tu perro.

Vale, tras leer esto igual te cuesta un poco y no ves el nexo entre lo que te cuento y educar a tu perro.

Es que no lo hay. El segundo modo va por un lado = educar (socialmente exigido)

Y el tercer modo va por otro = crear un buen vínculo y disfrutar de y con tu perro (esto a la sociedad le da igual, pero a tu perro y a ti, no)

Porque esto va de aprender sobre perros y entender a tu perro, no de educar perros. Educar perros es aburrido, poco eficiente y nada gratificante. Entender a tu perro, no.

Pero espera, que lo mismo no ves claro que haya que pagar por lo que hay en la membresía.

Pues mira, tienes razón. Internet está inundado de conocimiento, y ¡¡es gratis!!

Bueno, todo lo gratis que se pueda considerar el perder semanas o meses de tu vida desenterrando los conocimientos valiosos de entre la morralla, a saber:

Páginas clónicas donde cuentan algunas superficialidades de perros que hasta un niño de 5 años sabe.

Páginas de fanes de Millán y sus encantamientos mágicos (ahórrate leer, se entiende mejor viendo la tele y apagando las neuronas).

Páginas donde gente que no sabe contesta y aconseja a gente que tampoco sabe sobre algo que ninguna de las partes entiende.

Páginas en otro idioma que han traducido con Google Translator, donde parece que en algún momento te hablarán de lo que quieres, pero el momento nunca llega, en cambio sí que llegan los productos para perros de Amazon, pincha aquí y cómpralos.

Así que tú no sé qué tal lo llevas, pero yo eso de perder el tiempo en cuestiones que me van a producir más desconcierto del que resuelven, como que no.

De hecho, la membresía está organizada de tal modo que te lleve muy poco tiempo leer y asimilar los contenidos. Son directos, condensados y sin nada de paja.

Y dirás, ya, pero es que yo no tengo ni idea, es mi primer perro, y ando perdida con tanto tecnicismo y tanta jerga de adiestrador.

Pues justo por eso no uso ni tecnicismos, ni jerga. Mira, puedo hacer una membresía para contarle al mundo lo mucho que sé, lo lista que soy, la gran cantidad de palabros largos que conozco, y lo poco creído que me lo tengo.

O puedo hacerla para que tú aprendas, entiendas lo que lees a la primera, y empieces a mirar a tu perro con otros ojos, viendo cosas que nunca habías visto antes, y sintiendo que muchas cosas empiezan a encajar y tener sentido.

Y además seguro que te diviertes.

Me he decantado por la segunda opción, por si aun tienes alguna duda.

Ah, y un extra nada despreciable: los que ya llevan unos meses dentro han añadido comentarios, anécdotas y cuestiones de su cosecha, y hay comentarios y anécdotas realmente buenas. Incluso hay quien entra a diario solo para leer los nuevos comentarios.

 

Y ahora estarás pensando, y lo sé porque lo llevo escuchando muchos años:

Que si mi situación es diferente.

Que si donde yo vivo lo que cuentas no se puede hacer.

Que si mi perro es especialito y nada funciona con él.

Que si lo adopté muy mayor y ya no aprenderá nada nuevo.

Es que tu vives en otro mundo/tienes mucha suerte/lo que has conseguido no es normal.

Vale.

¿Pues sabes cuántas personas me envidian la mucha suerte que tengo con los perros? Prácticamente todas.

¿Y cuántas personas aplican el tercer modo que propongo aquí? Muy poquitas.

Pero ahora ven que no es cuestión de tener suerte, y ya no me dicen eso.

Aunque claro, si vas y pruebas, aplicas las ideas de la membresía, y resulta que funciona, qué mal, ¿verdad?

Imagina cuánto tiempo perdido, frustración acumulada, ansiedad enquistada, desorientación e incomprensión constantes…

Muy poca gente puede soportar esa sensación entre decepción y “si lo hubiera sabido antes”. Mejor quedarte como estás.

Hay quien construye una relación a base de comandos, órdenes, entrenamiento, control y “yoquieros”

Y quien prefiere una relación basada en entendimiento, respeto, aceptación y comunicación.

La membresía solo vale para conseguir lo segundo.

30 €/mes

Espera, no te vengas arriba.

Si te estás preguntando si con esto tendrás unos perros tan tranquilos, pacíficos y atentos como los míos, la respuesta es no.

Hay muchos factores que influyen en el resultado final, y que no están bajo tu control (menos aun bajo el mío): la genética (que tiene su peso), las experiencias tempranas, las primeras semanas de vida, la salud que le haya tocado en suerte a tu perro o algo tan elemental como que su raza y tu personalidad no encajan.

Lo que sí te llevas son ideas y herramientas para sacar la mejor versión posible de tu perro, sea como sea ahora. Y eso, te lo garantizo, te va a gustar.

 

¿EN QUÉ CONSISTE EXACTAMENTE ESTA MEMBRESÍA?

 

Mira, yo la he enfocado del siguiente modo:

El comportamiento del perro (como especie) es un gran puzle. Uno con muchas piezas.

Y conocer y estudiar cada pieza es fundamental para poder entender el conjunto.

Y con las conclusiones que sacas, empiezas a ver a tu perro bajo otro prisma. Tu enfoque y tu punto de vista cambian.

Y algo en tu cabeza hace clic, porque de pronto muchas cosas tienen sentido.

En esta membresía recibes una pieza de ese puzle cada 5 días.

La estudias, la analizas, y la repasas cuantas veces quieras. Sin límite de tiempo ni de acceso.

Vas recibiendo piezas, y vas aumentando tu conocimiento.

Y si tu conocimiento sube, tu inseguridad y tu confusión bajan.

Eso estaría bien, ¿a que sí?

 

¿Y DE QUÉ SE HABLA?

Pues en las primeras cuatro semanas te contaré, entre otras muchas cosas:

 

♠  Cómo y por qué la alimentación puede cambiar radicalmente las conductas de un perro, para bien y para mal, y qué necesitas saber a la hora de elegir lo mejor para tu amigo. Con fotos de cacas. Muchas cacas. En serio, lo entenderás cuando lo veas.

♠  Por qué hay perros que son aspiradores con patas, y otros problemitas derivados de saltarse las etapas del desarrollo del perro. En cuanto leas estas fases vas a comprender a muchos perros, no solo al tuyo.

♠  Las razones por las que tu perro no viene cuando le llamas, o viene a ratos o si no tiene otra cosa mejor que hacer. Y cómo mejorar esto. Además, te cuento por qué en realidad lo mejor que puedes hacer por vuestra relación es no llamar a tu perro.

 

Y esto es solo el primer mes. Hay contenido ya listo para siete meses, y podría ampliarse por demanda popular. Si lo que has leído te gusta, también podrás tener acceso a cuestiones como:

 

♠  Hay perros que son cachorros eternos, y otros que te miran con cara de que les debes dinero. Descubre cuál es la razón, y qué utilidad tiene este asunto. De saber esto depende que entiendas si la raza que elegiste era adecuada para ti o no. Y no tiene nada que ver con “niveles de energía”.

♠  Hay estupendos libros sobre perros que te apetecería leer, pero apenas te queda tiempo ni para ir al baño en el día a día. Si pudieras leer mientras paseas, igual sí, pero es mala idea. Así que te resumo algunos libros interesantes, y ese resumen va en audio, además de por escrito. Así podrás enterarte de qué van esos libros y pasear al mismo tiempo.

♠  Los perros se comunican, seguro que eso lo tienes claro. Pero la sabiduría popular dice que si mueven el rabo están contentos y si enseñan los dientes van a morder. JA. La comunicación de los perros va mucho más lejos que eso, y también hay mucho mundo más allá de las populares señales de calma. Te cuento detalles que seguro que desconoces sobre lo que tu perro dice cada día, y que te servirán para comprenderle mucho mejor cuando habla contigo y cuando habla con otros perros. Ah, también sirve para que entiendas a los perros de los demás, que es algo que nunca sobra.

♠  La salud afecta tanto a la conducta, que debería haber una asignatura anual sobre esto en la facultad de veterinaria. Pero mira, no la hay. Lo que sí hay son estadísticas sobre la cantidad de perros que “se portan mal” porque están enfermos o tienen dolor, y alucinarías si las vieses. Te cuento qué tienes que mirar en tu perro y algunos trucos para valorar si tu amigo puede tener algún problema físico antes de ir al veterinario con un “se porta mal, mira a ver si está enfermo”.

♠  El nuevo negro en los parques caninos son la calma y la felicidad. Pero resulta que te la están colando con este asunto, ya que mezclan inmovilidad con calma y nerviosismo con felicidad. Pero todos sabemos que no son lo mismo, ¿verdad? Te ayudo a diferenciarlos.

♠  Igual crees que reconocer a un perro con miedo es sencillo. A veces sí, pero otras, no tanto. Hay hasta ocho maneras de mostrar miedo en las conductas cotidianas, y lo mismo es importante conocerlas todas para saber cómo se siente realmente tu perro.

♠  Socializar = ir al parque canino. Resulta que ésta es la peor idea del mundo, podría marcar a tu perro de por vida, y ser la raíz de muchos de los problemas de comportamiento que observas. Te cuento razones y cómo sacarle provecho a esos recintos sin morir en el intento.

¿Todo esto te interesa? ¿Te sirve para algo? Tienes que decidirlo tú. Yo no soy la opinóloga de parque que te va a presionar para que actúes.

 

¿Y SI QUIERO EL PERRO MEJOR EDUCADO DEL PARQUE?

 

Pues huye de aquí, insensata. Porque solo conseguirás una extraña paradoja: tu perro se comportará como si estuviese muy bien educado (sin que hayas tenido que enseñarle nada), pero lo lograrás, entre otras cosas, dejando de ir al parque, como explico en uno de los módulos.

Vaya, qué chasco, ¿verdad? En esta vida no se puede tener todo, o fardas de perro, o disfrutas con tu perro. Elige.

 

¿EN QUÉ FORMATO ESTÁ?

 

Lo tienes todo disponible en una página a la que puedes acceder cuándo y cuánto quieras.

Conforme pasan las semanas, obtienes permisos para acceder a más contenido: un tema cada cinco días.

¿ Y por qué así y no ‘Entro y lo veo todo de golpe’ ?

Pues mira, porque a mí entrar en un sitio con docenas de opciones y montones de conocimiento nuevo me abruma.

Y cada cual lo experimenta a su manera, pero a mí cuando algo me abruma, lo siguiente que me invade es la pereza.

Puuff, cuántas cosas interesantes, por dónde empiezo, ¿y si no doy abasto a mirarlo todo?, mejor lo dejo para otro rato y voy a darme una vuelta por Instagram.

O me da por pensar que no me dará tiempo en media vida a revisarlo todo.

Y lo dejo para otro rato.

Que oye, es una opción, pero ya que estás aquí, me gustaría que aprovecharas los contenidos.

Así que creo que si puedes acceder a ellos poco a poco, y con algo de orden, le vas a sacar más partido.

Y te costará un poco menos encontrar un hueco temporal y de ganas para ponerte a leer.

Por otro lado, es una suscripción mensual. Si entras un mes, recibes los contenidos del primer mes.

Si te quedas cuatro meses, tendrás acceso al contenido de los primeros cuatro meses.

Creo que se entiende.

¿CUÁNTO CUESTA?

 

El precio de la suscripción es de 30 € al mes. Y por descontado, no hay obligación de permanencia ni multas por abandono. Te puedes dar de baja cuando desees.

Si comparo el tiempo y el dinero que me ha llevado a mí adquirir estos conocimientos, yo diría que está tirado de precio. Pero oye, es mi opinión, y lo mismo tú ya sabes lo que yo sé, y para ti sería desperdiciar 30 euros. O ya estás al día de la mitad de lo que cuento, y no te compense pagar el precio completo (porque se paga por acceso, nada de trocear la membresía como si fuera un pollo BARF)

Estaría bien que revisaras otras formaciones sobre perros que te puedes encontrar en el mercado, para valorar con más objetividad. Y que compares. Si crees que las demás formaciones, aun costando más, ofrecen mucho más contenido valioso y actualizado que esta membresía, por favor, ni lo dudes.

 

¿ ES ESTO UNA BUENA INVERSIÓN PARA MÍ?

 

Pues mira, no te voy a soltar la obviedad, puesto que soy parte interesada en el asunto. La verdad es que solo tú sabes la respuesta.

Si estás muy perdida, te vuelven loca a tu alrededor con tanto consejo y tanto comentario “constructivo”, o simplemente has probado lo que te dicen y sientes que nada encaja, pues seguramente lo que hay aquí dentro te interese.

Si buscas la solución mágica para resolver problemas de comportamiento o el truco definitivo para que tu perro “deje de”, entonces seguro que no. Primero, porque la magia no entra dentro de mis habilidades, así que no puedo promocionarla para otros. Y segundo, porque en la membresía no se habla de cómo resolver problemas. Ni siquiera de cómo educar a un perro.

En realidad, la pregunta importante no es si esta membresía es para ti (o para tu raza de perro, para tu habilidad tecnológica, o para tu corte de pelo).

La pregunta que de verdad importa es si estás lista para asumir el grado de seguridad, la confianza y la tranquilidad para ambos que aplicar lo que aprendas te va a producir.

 

¿CÓMO ME SUSCRIBO?

 

Lo primero igual es mirar el índice, por no llevarte sorpresas o generar falsas expectativas. No hay nada peor en el mundo del perro que las falsas expectativas. Tienes el botón de acceso más abajo.

Después, con las ideas ya claras, pues te pasas por el botón del final de esta página para darte de alta.

Aparecerá una página con ciertas instrucciones, y te las tienes que leer. Sí, en serio. Luego ya viene el formulario para que pongas tus datos y los de tu tarjeta.

Y una vez hecho eso, pasarán dos cosas.

Una, aparecerá una página confirmando el alta y con un enlace para acceder al primer tema.

Y dos, recibirás un correo donde te doy la bienvenida y te enlazo al primer tema.

Si, es un sistema redundante. Créeme, es mejor así, de ordenadores no sé mucho, pero esto sí que lo he aprendido.

Es posible que recibas algunos correos más que el sistema envía para confirmarte el éxito del pago y tu nombre de usuario y contraseña. O no. Ni te preocupes, sistema redundante.

Una vez uses el enlace para el primer tema, puedes pasarte también por el menú de la web. Verás que tienes acceso a Tu membresía, donde puedes añadir, cambiar o borrar datos, y donde hay algunas opciones más que pueden interesarte en algún momento.

Como por ejemplo, la de darte de baja. Esto solo lo digo porque hay que decirlo, personalmente prefiero que te quedes por aquí mucho tiempo.

EL SOPORTE

 

El comentario breve sobre el soporte es: no hay.

Ya tengo otras muchas cosas que atender, y no diseñé la membresía para que sirviese de consultorio, es que si no me pasaría el día y parte de la noche respondiendo correos. Y ya tengo una edad, me canso pronto y empiezo a escribir tonterías.

La idea es que esta membresía no es un curso ni un asesoramiento. Es una fuente de conocimientos.

Y dicho esto, si me escribes porque algo no funciona, eeeeyyyy, ahí sí. Sí respondo, sí resuelvo, y sí me pongo las pilas. Una cosa es que te surjan dudas sobre tu perro que seguramente no puedo aclarar, y otra muy distinta que lo que ofrezco no funcione. Eso no lo permito. Así que, si es el caso, dispara a matar.

Termino. No podría responder a los emails, pero no me resisto a la desconexión total, por lo que el sistema de comentarios de cada pagina está activado. Así que puedes comentar, opinar, aportar ideas o sugerencias, insultarme con cariño si algo no funciona, o simplemente decir hola. Y lo leeré.

Y ahora ya sí, está todo lo que te quería contar. Si te ha gustado, pues ya sabes qué toca:

30 €/mes

error: Este contenido está protegido